Finanzas sanas en pareja

Si mantener unas finanzas personales sanas, con un equilibrio entre ingresos y gastos, es una tarea que requiere compromiso y disciplina, hacerlo en pareja conlleva mucha más organización y transparencia. Unas finanzas sanas en pareja son muy importantes para dos personas que tienen un proyecto de vida juntos, ya que lograr un objetivo económico en común puede ahorrarles muchos problemas: según el portal Resuelve tu Deuda, en promedio las parejas discuten tres veces a la semana por cuestiones financieras, y siete de cada diez personas consideran que este tema es una causa de divorcio.

A continuación, te presentamos algunos pasos que te ayudarán a tener unas finanzas saludables en pareja:

Generar un presupuesto

Al igual que en el plano individual, generar un presupuesto en pareja y poner orden en los gastos es fundamental para lograr la estabilidad financiera de ambos. En el presupuesto, establezcan los siguientes principios:

-No gastar más de lo que ingresa al hogar. 

-Destinar el 20% de ingresos para ahorro y planificar para qué se utilizará a corto, mediano y largo plazo.

-Tener un fondo de emergencia para cualquier imprevisto.

Compartir gastos es necesario, sin importar cuáles sean los ingresos, ya que hacerlo les permitirá tener una estabilidad mayor y ambas partes tendrán el mismo nivel de responsabilidad en la relación. No necesariamente se debe pagar todo a mitades, pero sí un aporte justo.

Independencia financiera

A pesar de estar juntos, cada uno debe asumir de manera responsable e individual los gastos personales, la independencia financiera individual debe mantenerse para unas finanzas saludables en pareja.

Cuenta compartida

Tener una cuenta compartida les permitirá poner ahí el dinero que utilizarán para gastos en común. Ambos tendrán acceso y control de esa cuenta, lo que les permitirá saber cuánto y en qué están gastando su dinero. Es muy importante que ambos estén totalmente informados de cómo se están realizando movimientos en esa cuenta para que no existan conflictos.

Metas en común

Es normal que cuando se sigue la vida en pareja se hagan gastos grandes, como un automóvil, el enganche de una casa o irse de vacaciones. Para que esto se lleve a cabo, es necesario que ambos se pongan de acuerdo. Es normal que las prioridades de cada uno sean distintas, pero una buena comunicación es vital para llegar a la meta.

Adquirir un crédito

Vivir en pareja puede traer grandes ventajas a la hora de adquirir bienes o servicios. Incluso al solicitar un préstamo pueden pagarlo juntos, aligerando la carga a la hora de ir solventando la deuda. Para eso existen entidades financieras como Doopla, la cual ofrece las tasas de interés más bajas del mercado, desde un 12% anual.

Recuerda que llevar unas finanzas saludables en pareja te llevará a la estabilidad económica y emocional.